La elección del mejor papel para hacer origami dependerá mucho de la figura que desees realizar.

A través de este arte es posible darle vida a hojas y papeles que tengas en desuso.

Con mucha práctica es posible llegar a la creación de módulos con diseños y colores espectaculares, que nos ayudarán en la presentación y calidad del trabajo realizado.

En el mercado, hay hoy en día la posibilidad de encontrar distintos tipos de papel que han sido fabricados con este fin.

Muchos de ellos están disponibles en comercios y tiendas especializadas del ramo de las manualidades.

Sin embargo, los especialistas recomiendan que antes de iniciarse en el uso de estos materiales, es mejor practicar con el de reciclaje.

Esto se debe a que muchas versiones del papel especial para origami tienen elevado costo.

En todo caso, es mejor conocer uno a uno los que hay disponibles y es precisamente a eso que vamos ahora.

Transparente o vegetal

Es uno de los papeles que se prefieren para hacer versiones planas o modulares.

Su suavidad facilita el trabajo entre los dedos y ayuda a que los plegados fluyan con rapidez.

Uno de los puntos que más destaca de este papel es que la transparencia ayuda a realzar los bordes, lo cual facilita cualquier proceso.

Papel metalizado

Se trata de una de las versiones más vistosas y que impresiona por lo brillante de su textura.

Sin embargo, tiende a resquebrajarse si se le hacen muchos pliegues, por lo que es recomendable utilizarlo para cosas sencillas.

Una de las formas para ayudarle en la estabilidad es apoyándose en cartulina.

Se utiliza mucho para hacer cajas y también sirve para hacer cortinas de papel, por lo que sí existe facilidad para el avance en el área.

Cartulina bifaz

papel para hacer origami

Este tipo de cartulina es muy especial, ya que viene en dos colores. Casi siempre el blanco es uno de ellos.

Es utilizada cuando se quiere lograr que la figura realizada quede con dos colores.

Por ejemplo, para hacer adornos para una fiesta infantil.

Papel de seda

Es también llamado barrilete.

Se trata de un papel muy delicado y frágil, de allí que sea más utilizado para realizar formas superpuestas.

Con él pueden hacerse capas de dos, tres o más niveles para darle fuerza y forma.

Cartulina

papel para origami

Este tipo de papel es más fuerte ya que se compone de fibras.

Cuando se realiza el plegado de los módulos, se moldea fácil y los trazos son fijos.

Se recomienda para la realización y elaboración de carpetas, cajas y sobres, origami modular y figuras más bien simples.

Papel kraft o misionero

Por sus fibras elásticas son los más utilizados.

Se trata de una versión muy resistente y maleable a la hora de diseñar módulos sorprendentes.

Es de mucha utilidad para diseñar animales con formas muy elaboradas y también se da muy bien con las formas orgánicas.

Se recomienda no realizar cajas con este tipo de papel ya que tiende a deformarse.

Papel afiche

Este tipo de papel es el más recomendado para los principiantes; ya que es fácil de plegar.

Viene en muchos colores, por lo que es especial para realizar deferentes formas como flores y animales bidimensionales que no necesitan mucho plegado.

Con estos módulos los niños y grandes tendrán horas de diversión y aprendizajes al lograr realizarlos y dominar el arte.

Elegir el papel correcto para cada ocasión nos permitirá obtener mayor cercanía a las formas que deseamos.

Además de ello, ayuda a que el proceso de aprendizaje del origami no se vuelva tan complejo.

Inicialmente se puede hacer con casi cualquier tipo de papel, pero a medida que se desee avanzar en el arte es necesaria la especialización.

Esperamos te haya sido de mucha utilidad para tus fines. Ahora cuéntanos: ¿Tú con qué papel trabajas?