El módulo PHizz o ZIG ZAG

Plegar el cuadrado en acordeón. Comenzar con el color hacia arriba.
Fold the square in zig-zag

1 EL MÓDULO PHizz o ZIG ZAG de Thomas Hull - THE PHIZZ MODULE

Plegar el cuadrado en acordeón. Comenzar con el color hacia arriba.
Fold the square in zig-zag

2 EL MÓDULO PHizz o ZIG ZAG de Thomas Hull

Doblar la esquina en 45º. Trabajar siempre con la misma lateralidad para que los módulos puedan encastrarse.
Valley fold corner. Always use the same parity, otherwise they will not
join in assemby.

Doblar la otra parte formando un triángulo.
Valley fold the other end forming a triangle

Plegar la ‘pata’ larga hacia arriba para que quede a ras del borde del triángulo.
Fold the long end up getting it flush with the triange

5 EL MÓDULO PHizz o ZIG ZAG de Thomas Hull

Seguir doblando como se indica, formando un nuevo pliegue de 45º.
Now fold it down making a new 45° corner

6 EL MÓDULO PHizz o ZIG ZAG de Thomas Hull

Finalmente, doblar el resto en monte. Se obtiene un plegado que parecen dos montañitas.
Finish it with a mountain fold of the last bit. It looks like two peaks. 

7 EL MÓDULO PHizz o ZIG ZAG de Thomas Hull

Forma de montaje. Es en ensamble notablemente estable y sólido.
Assembly: Tuck in until the peak edges coincide.

8 EL MÓDULO PHizz o ZIG ZAG de Thomas Hull

Tres módulos constituyen una cúspide.
Three modules form a vertex

9 EL MÓDULO PHizz o ZIG ZAG de Thomas Hull

Five vertex make a pentagon (for the dodecahedron). 
Six lie flat and are used for buckyballs and torus.

11 EL MÓDULO PHizz o ZIG ZAG de Thomas Hull

Dodecaedro – 30 módulos
Dodecahedron – 30 units

El origami como herramienta educativa

Experiencias docentes en el conurbano bonaerense

el origami como herramienta educativa


1 –Marco histórico – El plegado desde el s. XIX. Pizzurno. Alemania y la pedagogía de Froebel. Los esfuerzos por capacitar


2 – Mi experiencia con docentes. Contenidos– valores – efectos institucionales – La experiencia del Bicentenario


3 – Virtudes del plegado – Motricidad – Atención – Aplicación – Herramienta democrática


4 – Valores sociales – Cooperación –Colaboración – Herramienta para construir espíritu de grupo y pertenencia a la escuela – Valoración entre pares – Modificador de conductas – Autoestima –Cambios en los roles – Demanda de los alumnos


5 – Valores institucionales. Uso de los recursos – TICS – El colectivo educativo – El calendario escolar – Situaciones de conflicto– Visibilidad para el docente


6 – Multiplicidad de contenidos – No es una materia, es una herramienta que sirve para todos los contenidos,especialmente los más ásperos – Matemáticas – desde inicial a secundaria


7 – Implementación como política educativa

MARCO HISTÓRICO

Pocos docentes, o responsables de políticas educativas saben que el plegado de papel es una herramienta con historia en la escuela argentina desde el siglo 19. Tiene origen Froebeliano y Argentina fue el primer país en introducirlo en la currícula escolar. Pablo Pizzurno pasó 2 meses en Alemania estudiando su uso y lo incorporó en su proyecto de escuela integral y moderna.

perro de origami

En los años en que trabajó para implementar la nueva pedagogía enfrentó el problema de la falta de docentes capacitados organizando cursos y publicaciones especiales de los que existe documentación interesante en la Biblioteca Nacional de Maestros por su semejanza a algunos de los problemas de esta índole que enfrentamos hoy.

Fue parte de los contenidos de Trabajo Manual hasta 1967 cuando fue reemplazado por un abordaje esencialmente bidimensional (y de recursos reducidos) del arte.
En los años 40 y 50, los repuestos de hojas de carpeta Della Penna traían de regalo una colección de 30 láminas (en lugar de los mapas o imágenesde próceres que conocimos después de 1955) con instrucciones para plegar figuras geométricas y objetos diversos.

MI EXPERIENCIA PERSONAL

El contenido de esta ponencia es el resultado de 7 años de recoger la experiencia realizada por los docentes que se interesaron por aprender origami por razones de inclinación personal y lo introdujeron en su trabajo. He trabajado principalmente desde los programas de extensión de la Universidad Nacionalde Gral. Sarmiento, en escuelas de San Miguel, José C. Paz, Malvinas Argentinas y el corredor de la ruta 8.

Cuando comencé a plegar papel me dí cuenta inmediatamente del potencial que tenía para abordar, en principio, contenidos matemáticos y analíticos, y la simplicidad de su uso y bajísima tecnología y demanda de recursos. En resumen, podía implementarse con relativa facilidad en escuelas de bajos recursos y servir al propósito de hacer del proceso de transmisión y adquisición de conocimientos una experiencia rica, entretenida y grata para todos los actores, algo que nos preocupaba a principios de esta última década, en particular para borrar el estigma de las modalidades y rémoras institucionales dejadas por años de dictaduras y abandono de la escuela pública.

En 2010, acompañada por el Museo Imaginario de la UNGS y una inspectora distrital que compartía mi percepción de esta técnica, implementamos el programa Origami Celeste y Blanco, en el que participaron alrededor de 40 escuelas y colegios y capacitamos a más de 300 docentes. Hoy puedo decir que en aquellas escuelas en las que entró el origami, no volvió a salir y sigue siendo protagonista de múltiples acciones institucionales en la sala de clase y en las decoraciones y eventos de la comunidad educativa.

VIRTUDES DEL PLEGADO

En la escuela inicial y elemental, desde los 4 a los 12 años, el origami es un auxiliar para el desarrollo de varias habilidades esenciales en el proceso educativo:

1. Perceptivas:
Tamaño y escalas. Utilizando diversas medidas de papel en figuras o modulares.
Composición: combinando elementos de diversa o similar naturaleza para producir efectos complejos.
Transición del plano al espacio:la educación transcurre mayormente en el plano, donde escribimos, dibujamos, etc. Pero el mundo que nos rodea es tridimensional (desde la perspectiva de la geometría clásica). Al plegar el papel agregamos una nueva dimensión a nuestro trabajo.
Lateralidad: en muchas piezas la paridad y la simetría son esenciales y éste no es un tema sencillo. Muchos adultos (yo incluída) tenemos problema con la percepción de las simetrías especulares o de rotación. Ni hablar de la espacial…

2. Motricidad fina:
La manipulación de papel requiere poder de observación, cuidado por el detalle, diversos grados de fuerza en los pliegues y prolijidad para que los resultados nos complazcan.

3. Herramienta democrática:
Debido a su bajísima demanda tecnológica, una escuela perdida en Formosa o la puna jujeña puede lograr resultados educativos semejantes a la más rica escuela de Pilar o Nordelta, porque cualquiera tiene acceso a un cuadrado de papel, y la calidad y cualidades del resultado no dependen del papel, sino de la capacidad del docente para utilizarlo.

VALORES SOCIALES

1. Cooperación y colaboración
Los plegados de papel producen objetos extremadamente atractivos y decorativos, que requieren muchos elementos (módulos o composiciones temáticas) para construírlos y son ideales para la producción de proyectos colectivos que involucren a los alumnos, pero también a padres u otros miembros de la familiay a docentes que no son del área de plástica. Tienen extraordinaria visibilidad, acompañan y resuelven con eficiencia las demandas de las actividades del calendario escolar y son frecuentes las historias sobre quién se lleva la pieza una vez terminado el evento en cuestión. Los chicos responden con entusiasmo a estas propuestas y hay experiencias de Ferias de Ciencias o Día de la Familiaen las que ellos mismos enseñan a los visitantes/participantes.

2. Herramienta para construir espíritu de grupo y pertenencia a la escuela
Los docentes enfrentan frecuentemente grados o cursos “difíciles” y siempre la falta de involucramiento parental en el proceso educativo. Quienes han utilizado el origami en este tipo de contexto coinciden en forma unánime que les resultó eficaz para abordar grupos con diversos tipos de conflictos, o alumnos víctimas o protagonistas de situaciones que obstaculizan el funcionamiento en el aula. Los alumnos responden a la propuesta de plegar, y mientras lo hacen cambian rápida y sensiblemente la actitud o el rol con que actúan entre sus pares. Y lo mismo sucede con las maestras que incorporan el plegado a las reuniones con padres. En algunos casos, cuando padre o madre no pueden acudir por sus trabajos, mandan a la tía, o la hermana “para que aprenda lo que van a plegar”.

3. Valoración entre pares – Autoestima
Los chicos/as que pliegan atraen la atención de sus compañeros. El origami es eminentemente transmisible y genera curiosidad y deseo de “hacer lo mismo”. Transformar el cuadrado de papel en un cisne, un barco o cualquier otra figura es una maniobra con magia, que se refleja en la expresión de orgullo y satisfacción por el resultado. Ni hablar del efecto sobre quien lo enseña a sus pares, la sutil modificación de las posiciones de relacionamiento que se activa en esa acción.

4. Demanda – Involucramiento en el proceso de aprendizaje
Seño, ¿hoy vamos a hacer origami?” es una respuesta constante que reciben los docentes que introdujeron el plegado de papel en sus rutinas. Los contenidos curriculares más áridos se facilitan si se usa un plegado en el proceso de comunicarlos. La clase de fracciones o ángulos se vuelve memorable y sobre todo, repetible. Los alumnos quieren más, se vuelven participantes activos del contenido del día y se enseñan unos a otros en el recreo, lo que casi invariablemente conduce a “Seño, ¿nosotros no vamos a hacer origami?” en los otros grados.

VALORES INSTITUCIONALES

1. Uso de los recursos – TICs
Ya mencioné que el papel para plegar es un recurso barato y de fácil acceso. Algo que ayuda enormemente en el uso creativo de las netbooks (un asunto no resuelto para muchos docentes) es que el 90% del origami contemporáneo existe en internet.
Esto permite involucrar a los alumnos en búsquedas creativas, en la creación de videos e instructivos, en el barrido sistemático de información sobre piezas, autores, tipos, tutoriales, etc. En el camino, el deseo de plegar e involucrarse crece e impulsa iniciativas individuales y grupales.

2. El colectivo educativo – El calendario escolar
Desde la perspectiva institucional, la escuela cuenta con diversos actores cuya participación varía enormemente en cada lugar. Existen lo que yo llamo escuelas “paradojales”, las nuevas escuelas con una preciosa infraestructura y equipamiento subutilizadas por falta de recursos humanos o por la cultura institucional que la impregna. Las actividades con plegados permiten llevar adelante iniciativas integradoras transversales, actividades extracurriculares atractivas, escuelas de verano (allí donde existen) creativas y entretenidas, desarrollos microproductivos para poblaciones vulnerables, y muchísimas más.
El calendario escolar es una fuente inagotable de pretextos para acercar a los diversos actores a la institución, pero hay que ofrecer un menú atractivo, formas activas de colaboración y participación, valoración y reconocimiento a las contribuciones… y de paso aliviar y acompañar a los docentes de plástica que usualmente llevan esta carga solas/os.

3. Situaciones de conflicto
Mencioné antes los conflictos en el aula, pero también existen situaciones de conflicto en la institución, con autoridades indiferentes o viceversa, docentes ausentes, vacantes sin llenar por años, horas libres con alumnos deambulando y muchas otras. Una reunión de discusión de una situación problemática puede cambiar de atmósfera súbitamente si la propuesta es hacer un plegado para romper el hielo o desarmar defensas. Existen experiencias ricas en este sentido y sería interesante llegar y comunicarlas a quienes trabajan en estas problemáticas.

4. Visibilidad para el esfuerzo docente
El/la docente con “iniciativa e inquietudes” se encuentra a veces con un ambiente resistente y hostil a sus acciones, o simplemente es ignorado porque la creatividad en lengua, por ejemplo, no es muy visible. Los plegados resultantes del trabajo creativo con los contenidos curriculares son claramente visibles, enorgullecen a los realizadores y atraen la atención de pares y autoridades. Compartir saberes, intercambiar grados, decorar aula y pasillos son todas estrategias que han funcionado muy bien en este tipo de situaciones.

MULTIPLICIDAD DE CONTENIDOS

1. Origami no es una materia
Hablo aquí de una herramienta que sirve para todo tipo de contenidos, especialmente los más ásperos. Permite crear situaciones memorables en la clase de ciencias naturales (ecosistemas, animales, etc), de ciencias sociales (el todo es más que la suma de las partes, la cooperación, la integración de capacidades diversas), la integración de la escuela a la comunidad(intervenciones urbanas, decoración de edificios públicos, acercamiento a otras instituciones sociales), oferta institucional a la comunidad (talleres abiertos, talleres de microemprendimientos productivos y muchos más)

2. Matemáticas y geometría
Todos los docentes de matemáticas reaccionan con interés inicial y dudas respecto al uso del papel. “El tiempo apenas alcanza para cubrir parte del programa, no puedo enseñar origami también”. No se necesita enseñar origami, tan sólo usar creativamente unas hojas de papel para introducir contenidos que de ese modo demandan muchas menos horas de clase para ser aprehendidos, y ayuda también el cambio en la receptividad de los alumnos hacia la materia, con atención e interés focalizados y comprensión rápida de las ideas matemáticas. Podemos andar por la vida sin recordar las formalizaciones del lenguaje matemático, pero no podemos pasar de largo la adquisición del pensamiento matemático o las capacidades analíticas en nuestra interacción con la realidad.

3. Todos los niveles de la educación obligatoria
Se puede usar con el mismo éxito un plegado en el nivel inicial y en 4º año del secundario. La magia que opera en la producción de las piezas es siempre eficiente. Los adolescentes responden con entusiasmo a los desafíos de la complejidad y participan en producciones que dejan a los mismos origamistas con la boca abierta.
En estos años, quienes estamos interesados en el proyecto de reincorporar el plegado a la escuela pública hemos acumulado muchísimas experiencias de trabajo en jardines, primarias, secundarias, escuelas técnicas,públicas y privadas que tratamos de difundir y compartir con quienes se paran en el aula, quienes bajan iniciativas distritales o quienes diseñan políticas educativas.

Existen también experiencias exitosas en abordaje del atraso de la lecto-escritura utilizando plegados, sea de letras y carteles o como disparadores de narrativas y otras estrategias.

IMPLEMENTACIÓN COMO POLÍTICA EDUCATIVA

¿Qué se necesita para poner esta herramienta en manos de los docentes de todo el país? Antes que nada información. Quienes trabajan en ministerios,secretarías o distritos ni sospechan que esto está sucediendo, ni conocen sus valores, resultados y experiencias.
Los recursos necesarios para introducirlo y capacitar son de bajísimo costo. Tutoriales o cuadernillos instructivos baratos cuando impresos, o fáciles de imprimir en versiones digitales.

En origami se usa con gran éxito la comunicación vía web. El papel es accesible y en muchos casos ya está en la escuela: papel glacé, tacos de notas, cartulinas, papel de impresoras para reciclar, folletería. Lo esencial es difundir la información para que los responsables de la implementación de herramientas o políticas educativas puedan incorporarlo.

Ponencia en el I Encuentro hacia una pedagogía emancipatoria en nuestra América – Centro Cultural de la Cooperación – 14/15 de noviembre de 2013

El módulo sonobe

El módulo sonobe plano es la unidad clásica que se utiliza para llevar a cabo la construcción de origami modular.

El cubo Sonobe fue descubierto alrededor de 1968 por el origamista Japonés Mitsonobu Sonobe y es uno de los pilares sobre los que se basa el desarrollo del origami modular (el otro es el Octaedro de Robert Neale). Es parte de la familia de módulos triangulares con bolsillos centrales (David Mitchell).

Posiblemente sea el primer módulo, origen de toda la disciplina modular. Existen muchas formas de plegarlo. yo aprendí el primero de Stephan Lavavej, quien tenía esta página en el servidor de Caltech desde Agosto 2000 y contiene una explicación detallada con fotos del plegado. Helena Verrilltambién publicó por esas fechas su página con instrucciones para el plegado y el montaje del icosaedro, aunque su módulo es ligeramente diferente (tiene un pliegue menos).

El módulo sonobe

Este tipo de módulo logró gran popularidad y aceptación entre amantes del origami debido a su simplicidad de armado y variedad de modelos que permite construir.

Una de sus principales ventajas es que permite que las construcciones sean sólidas, lo cual es importante para algunas formas.

En general, es tomado como un sistema básico e indispensable para el armado de figuras.

Origen del módulo Sonobe

Si bien no se conoce exactamente el origen de este tipo de módulo, algunas investigaciones señalan que fue una creación de Mitsunobo Sonobe y Toshie Takahama, los cuales se unieron para publicar varios libros juntos en el año 1968.

En 1970 se realiza el descubrimiento del verdadero potencial de este tipo de módulos por otros plegadores que aseguraron que este módulo mantenía hasta una justificación matemática, dándole mayor peso a su valor.

Forma y espacios

El modelo Sonobe cuenta con una forma de paralelogramo presentando ángulos de 45 y 135 grados.

Se encuentra dividido en pliegues, formando solapas y bolsillos que circunscriben un cuadrado en el centro.

Forma y espacios MODULO NOBE

Son justamente la forma más las características angulares las que permiten que construir figuras con este módulo sea fácil.

Esto se debe a que se pueden utilizar las solapas y bolsillos para encajar otros módulos y formar figuras geométricas sólidas y variadas.

Como armar un módulo Sonobe

Siendo este un módulo básico, su sistema de montaje no es tan complejo, por lo que podrás hacerlo con solo seguir los siguientes pasos:

  • Cuenta con un papel cuadrado, intenta que tenga las medidas más exactas posibles, pues esto mejorará el resultado de la pieza.
  • Dóblalo por la mitad.
  • A continuación doble la mitad por la mitad de ambos lados, para formar una especie de acordeón con el papel.
  • Despliega el papel dejándolo en su original forma de cuadrado.
  • Ahora dobla las esquinas opuestas del papel, dándole al menos dos dobleces hacia adentro, haciéndolo con la medida más exacta en ambas puntas para que se vea simétrico y las piezas encajen con mayor facilidad.
  • Pliega nuevamente los laterales.
  • Ahora doblas tomando las esquinas contrarias a las que plegaste primero y las llevas hasta el final del papel. En esto tienes que ser muy exacto, puesto que el papel debe entrar sin problemas en el pliegue creado al doblar las esquinas.
  • Al terminar el doblez, introduce el papel por los bolsillos, permitiendo que quede compacto y bien integrado.
  • Dale la vuelta.
  • Se doblan de forma contraria a la anterior, teniendo cuidado de mantener el papel bien plegado para que quede bien colocado.
  • Por último, se dobla el eje central y listo. El módulo se encontrará totalmente montado.

Si esta explicación te ha parecido, de hecho, un poco confusa, no quedará más que seguir las instrucciones del siguiente video:

Creación de figuras

Creación de figuras origami

Para que estos módulos puedan servirte de base para crear otras figuras deberás hacer al menos 3, puesto que es la forma más sencilla.

De 3 en adelante, los módulos Sonobe pueden ayudarte a crear figuras interesantes y formas en 3D de las mejores.

Solo hará falta algo de imaginación y, quizás, el apoyo de algunos otros videotutoriales que encuentres en la web, como los que te dejamos más abajo:

Sonobe plano de 8 piezas
Sonobe plano de 12 piezas

En su libro Modular Origami Polyhedra (1989), Simon Lewis, Bennet Arnstein y Ronna Gurkewitz tienen una sección a la que llaman el Sistema Sonobe, con otra secuencia de pliegues diferente! con la que se llega al mismo resultado, y 8 variantes (algunos plegados en tercios) con las que se obtienen diversos efectos decorativos aunque el sistema de encastre es básicamente el mismo.

En Origami for the Connoisseur (1990), Kunihiko Kasahara y Toshie Takahama también incluyen un capítulo sobre el sonobe, firmado por Mitsunobu Sonobè (la secuencia de plegado otra vez es distinta) y con 1 variante creada por Kasahara.

En Unit Origami (1990), de Tomoko Fusè, hay un módulo que ella llama “de arista II” (open frame II) que tiene la forma de un sonobe, aunque el plegado es distinto, con bolsillos en los extremos, no en el centro. Y tiene en la p. 72 otra forma más de plegar el sonobe, que produce solamente 2 bolsillos centrales, no 4 en cruz.  A esto hay que agregar las variantes publicadas en su sitio web y sus libros por Meenakshi Mukhopadhyay.

Historia del origami

Historia del origami

El origami es considerado un arte, el cual consiste en efectuar una serie de dobleces al papel para crear figuras.

Para llevar a cabo estas representaciones no se utilizan tijeras ni pegamento alguno.

Los elementos para realizar los modelos seleccionados son el papel de formato cuadrado o rectangular y las manos como herramienta.

Significado del origami

En sus inicios, la práctica del origami era conocida como “Kami” que significa “papel de Dios”.

Después, llegó a ser nombrado “orikata” que quiere decir “ejercicio de doblado”.

Por último, se utilizó los términos “ori” que expresa “doblar” y kami. Esta expresión pasó a ser “gami”, formando el vocablo “origami” por la que es conocido hoy mundialmente y que traduce “doblar papel”.

Un paseo por la Historia del origami

Según los indicios encontrados, la historia del origami surge en China en los siglos I y II.

Posteriormente en el siglo VI, es introducido a Japón por medio de los monjes, de allí la connotación religiosa del mismo.

Inicialmente, fueron utilizados por aquellos que podían obtener papel por ser este un elemento difícil de conseguir para la época. El origami fue utilizado para decorar los vasos en las bodas sintoístas.

Sin embargo, con el tiempo se encontraron nuevos mecanismos que lograron aumentar la producción y abarataron el costo del papel.

Esto trajo como consecuencia que este arte fuese accesible a todo público.

Es en esa época donde fueron originadas las figuras de un anfibio como la rana, la grulla, entre otros.  

El origami llega a occidente por medio de los musulmanes. Ellos quedaron maravillados ante la creatividad en la realización de las figuras con papel.

Los moros realizaron grandes aportes en la realización de sus diseños.

Estas contribuciones fueron efectuadas a través de estudios matemáticos y geométricos con el propósito de perfeccionar la técnica.

Un paseo por la Historia del origami

Al conquistar los moros a España, introdujeron el origami y a pesar de su retirada continuó desarrollándose esta técnica.

Después, siguió extendiéndose a través de los distintos viajes realizados durante la conquista del nuevo mundo.

Llegan los siglos XIX y XX y es entonces cuando el origami da un salto por influencia norteamericana. Se observan cambios importantes como el uso de colores, papeles de texturas diversas, entre otros. 

Creador del origami

Creador del origami

Akira Yoshisawa se reconoce como el creador de la nueva era del origami. Él fue quien concibió una simbología en este arte, que ha sido aprobado por todos y aún perdura.

Igualmente introdujo nuevas figuras con modelos de tres dimensiones, lo que le dio un nuevo impulso al origami.

Escribió varios libros sobre el tema y es él quien populariza este arte.

Es importante destacar que en la actualidad existen varios estilos de origami diferenciados entre sí, algunos de ellos son:

  • El de acción, el cual se caracteriza por un movimiento parcial de la figura realizada. Entre las que están la capacidad de volar o poder inflarlos o tirar de ellos para que se despliegue completamente.
  • El modular, este consiste en la unión de varias tiras de papel para crear un modelo completo.
  • El plegado húmedo, se utiliza para lograr delicadas curvaturas en lugar de dobleces.

Los avances en la realización de figuras más complejas han exigido la elaboración de un papel más especializado.

El internet ha ayudado a la interacción entre los interesados en el tema.

No cabe dudas en que este nivel histórico no parará aquí, pues aún hoy en día se siguen dando importantes avances en la materia, para escribir aún un poco más de historia que se hará referencia, en un futuro, a nuestros días.

Abanicos de papel Origami

Como hacer un sencillo abanico de origami

Los abanicos de papel son útiles durante el verano, ya que con su llegada comenzamos a buscar, comprar o fabricar nuestros abanicos.

Este instrumento ha estado asociado a la mujer a través del tiempo, siendo considerado como artículo exclusivo de las clases altas.

De allí, que era un signo distintivo de clase y elegancia, los cuales eran elaborados con diversas materias primas.

abanico de origami

Existen una gran variedad de materiales para realizar abanicos de forma casera, pero el más popular de ellos es el papel.

Con él es posible elaborar abanicos de diferentes tamaños. Incluso si deseas lo puedes personalizar y emplear cualquier tipo de papel.

Este tipo de manualidades es fácil de realizar y para ello el origami ayuda muchísimo.

¿Cómo realizar abanicos de papel?

como hacer un abanico de origami

Hay diversos métodos para hacer los abanicos de papel.

Pero, independientemente del que elijas, debes tener claro el tipo de abanico de papel que deseas.

A continuación, te presentamos los pasos generales para llevar a cabo esta hermosa y útil forma:

  • Selecciona las hojas de papel del color y textura que más te agraden.
  • Marca en cada extremo ancho del papel unas separaciones idénticas de 1,5 cm cada una.
  • Realiza los dobleces en el papel con las separaciones antes indicadas, una hacia adentro y otra hacia afuera.
  • Con el papel ya doblado, extiéndelo un poco y en uno de los extremos, de arriba o de abajo, realiza un dobles para evitar que se deforme.

Para que se te haga aún más fácil de llevar a cabo este proceso, a continuación te dejamos un video donde se ve muy bien el paso a paso.

Variedades de abanicos

Existen muchas variedades de abanicos, incluso hoy, el principio antes mencionado se está utilizando para hacer rosetones.

Estos rosetones tienen mucha utilidad en materia decorativa para hacerle frente a fiestas infantiles o de cualquier otra índole.

Todo esto se debe a que quedan muy bonitos y no necesitan mucha inversión de dinero.

Pero en el caso de realizarlos más grandes, se necesitará el uso de varios folios de papel y pegamento para fijarlos.

Entonces, se estaría dejando de lado el concepto básico de origami que solo admite el uso de papel.

Pero si de cualquier manera deseas hacerlo, aquí te dejamos la información necesaria:

  • Si deseas un abanico de 21cm de diámetro, lo más recomendable es que emplees dos folios. Luego dobla cada uno de ellos en forma de zigzag de manera vertical y coloca pegamento en una de sus bases.
  • Si lo prefieres de 30cm de diámetro, debes hacerlo con tres folios e igualmente lo doblas en zigzag, pero de manera horizontal.
  • En el caso que desees hacer uno de 42cm de diámetro, tendrás que emplear 6 folios y doblarlos en zigzag verticalmente. Después, pegarás todos los extremos.

Para darle mayor fuerza al abanico y evitar que se deforme, algunas personas le colocan paletas de madera en la parte baja que también sirve como apoyo para sostenerlo.

La realización de abanicos de papel resulta una tarea fácil y sencilla, en la cual podrás desarrollar toda tu creatividad y que incluso se puede hacer en compañía de los niños.